Diputación Foral de Gipuzkoa

El primer sector vive en constante cambio, desde los cambios sufridos en plena era industrial, hasta los que conllevaron nuestra integración en la Unión Europea. Se trata de un sector que continuamente se está adaptando a los nuevos tiempos.

Lo cierto es que, debido a nuestra orografía, entre otros factores, vivir y obtener una rentabilidad del trabajo es más difícil si cabe para los baserritarras gipuzcoanos. Pero, al mismo tiempo, también contamos con una importante ventaja: un gran mercado al alcance de la mano.

Nuestros baserris son pequeñas explotaciones lo cual complica el posicionamiento en el mercado de los productos que producen. En ese sentido, el reto es estructurar el sector de manera que los productos lleguen de forma unificada al punto de venta y, al mismo tiempo, debemos conseguir que el propio mercado se conciencie y sensibilice con respecto a la importancia del consumo de producto local, cambiando, en definitiva, la actitud respecto a su consumo.

Otro importante reto del sector es garantizar el relevo generacional. El del caserío es un trabajo vocacional y, al mismo tiempo, debe competir con la industria y los servicios, cuando ni los horarios ni el calendario laboral de los baserritarras son comprables. No obstante, trabajar en el primer sector también ofrece la posibilidad de trabajar en un entorno natural o tener un negocio propio, es decir, una serie de ventajas que debemos poner en valor.

Una iniciativa para Gipuzkoa

Uno de los objetivos que recoge la Diputación Foral de Gipuzkoa en su Plan Estratégico de Gestión 2015-2019 es el siguiente: poner en valor la actividad económica que se realiza en el entorno rural, como un vector imprescindible para preservar la biodiversidad y el valor paisajístico. Y es que el primer sector es un sector estratégico para la Diputación Foral de Gipuzkoa, porque es una actividad económica, porque genera empleo, porque gestiona un territorio y porque acoge la idiosincrasia y la cultura de nuestro pueblo. Por tanto, porque queremos mantener vivo el primer sector, la DFG se sumará a aquellas iniciativas cuyo objetivo vayan en esa línea, es decir, en la línea de poner en valor la labor de nuestros baserritarras, así como concienciar a la sociedad guipuzcoana sobre la importancia del consumo de producto local.

La DFG impulsa diferentes iniciativas para favorecer el consumo del producto local, colaborando para ello con diferentes entidades: agencias de desarrollo local, ayuntamientos, etc. En ese contexto vemos interesante participar en la iniciativa HEMENDIK HONA, promovida por NOTICIAS DE GIPUZKOA, porque se trata de una iniciativa dirigida a todo el territorio de Gipuzkoa, pero que se puede complementar con otras iniciativas que ya estamos desarrollando en las propias comarcas o en los municipios. Estamos convencidos de que el consumo de producto local beneficia, principalmente, al propio consumidor. Nuestros baserris producen productos de primera calidad, saludables, de confianza, de gran sabor y respetuosos con el medio ambiente (Km. 0). Al mismo tiempo, cuando consumimos productos locales, además de reforzar una actividad económica, garantizamos la supervivencia de pequeñas poblaciones o el mantenimiento de nuestros paisajes. Y todo ello para el disfrute de todos los guipuzcoanos.